Cataratas

Las cataratas oculares vienen dadas por la pérdida de transparencia de la lente natural que tenemos dentro del ojo, el cristalino, volviéndose más grueso y menos flexible. El paciente nota una disminución de la agudeza visual que no puede ser corregida con gafas, tan sólo con cirugía. Debido a esta opacidad, la luz se desvía o se absorbe y no puede llegar con las condiciones adecuadas a la retina. En caso de no ser tratada, puede abocar a una pérdida de visión severa o incluso ceguera.

Cataratas

Las cataratas pueden aparecer de forma congénita (al nacer), con la edad, o secundaria a otros factores, como por ejemplo a la diabetes, a un traumatismo o por excesiva exposición a los rayos ultravioletas. En general, suele ocurrir como un proceso de degeneración natural del cristalino debido a la edad. Para el diagnóstico de una catarata es necesario realizar una revisión con lámpara de hendidura, evaluar la cantidad de pérdida de transparencia y valorar la agudeza visual del paciente.

Cataratas
Imagen del ojo con el cristalino opacificado y la falta de nitidez en la visión que tiene

Imagen del ojo con el cristalino opacificado y la falta de nitidez en la visión que tiene.(Imagen cedida por Oculentis)

¿Tengo Cataratas?

Los síntomas de las personas afectadas por cataratas son los siguientes:

  • Visión borrosa, pérdida de agudeza visual
  • Pérdida de intensidad de los colores
  • Cambios refractivos
  • Pobre visión nocturna, principalmente a la hora de conducir
  • Fotofobia (sensibilidad a las luces)
  • Aparición de halos alrededor de las luces
  • Visión doble
  • Disminución en la percepción de detalles

¿Cuántos tipos de cataratas hay?

Existen tres tipos principales de cataratas oculares, dependiendo de la zona del cristalino afectada:

  • Catarata Nuclear: se manifiesta comúnmente debido a la edad, por el endurecimiento y la esclerosis del cristalino (adaptando un color amarillento) a través del tiempo. La opacidad se encuentra en la porción central de la lente, el núcleo. Al cambiar de color y de forma (más grueso), la refracción ocular también se ve modificada. El paciente puede notar una ligera mejoría de la visión de cerca al verse afectado por este tipo de catarata, aunque no es permanente. Su progresión es lenta e igual se precisa de mucho tiempo para que la catarata se vuelva madura antes de afectar realmente a la visión.

  • Catarata Cortical: esta catarata se desarrolla en la corteza del cristalino (periferia de la lente), mediante áreas turbias que aparecen como “rayas” blancas. Estas opacidades hacen que la luz se disperse creando visión borrosa y disminución en la percepción de la profundidad y del contraste.

  • Catarata Subcapsular Posterior: en este caso la opacidad aparece como una pequeña área en la superficie posterior del cristalino, justo por debajo de la cápsula, que va creciendo y puede desarrollarse muy rápidamente en poco tiempo. Los síntomas suelen ser notables en pocos meses. Esta catarata interfiere mayoritariamente en visión cercana y produce halos alrededor de las luces.

En una catarata avanzada, el cristalino está totalmente opaco. Los síntomas son graves y la visión se ve muy afectada. Las complicaciones que pueden surgir tras la cirugía de una catarata “madura” o muy avanzada son más elevadas, con lo cual hay que evitar llegar hasta este punto para que el tratamiento sea más sencillo.

cataratas-tipos-2

Ver fuente de imagen

El tratamiento de la catarata se realiza mediante cirugía ambulatoria. El paciente no necesita ser hospitalizado. Se trata de una intervención rutinaria y poco agresiva en la cual los riesgos son mínimos gracias a las últimas tecnologías. Es la operación más realizada en los países desarrollados.

Hoy en día existen diferentes tipos de lentes intraoculares que pueden ser implantadas teniendo en cuenta todas las necesidades visuales del paciente. Antes del tratamiento quirúrgico, se determina si el paciente es un buen candidato para la cirugía mediante una evaluación oftalmológica completa y exámenes específicos determinantes para la elección de la lente intraocular adecuada. Los resultados son muy satisfactorios puesto que se realiza un estudio personalizado antes de la cirugía con el fin de conseguir una total satisfacción.